Houston, tenim uns problemes

Este trimestre he empezado un nuevo proyecto·colaborativo con mi alumnado de Física de 1º de Bachillerato: Houston, tenemos unos problemas.

En pocas palabras

La propuesta es muy sencilla. Cada semana, una pareja de cada clase debe inventar un problema de física relacionado con lo que hayamos trabajado hasta el momento. Deben redactarlo en el blog del proyecto. Esto permite que puedan incorporar recursos gráficos y audiovisuales.

Durante el fin de semana, todas las clases deben resolver todos los problemas. Pueden utilizar los comentarios del blog para pedir aclaraciones, corregir errores, proponer nuevos retos, etc. Yo procuro ir haciendo difusión de las novedades a través de Twitter, con el hashtag #ProblemesHouston.

Esta parte del proyecto es obligatoria. Aparte, hay una capa de gamificación. Cada alumno/a puede decidir colgar problemas extra, redactar un documento con la resolución detallada de un problema, detectar y corregir inconsistencias en los enunciados de los compañeros y compañeras, etc. Cada una de estas acciones da derecho a una serie de trofeos, que, al finalizar el trimestre, se convertirán en puntuación extra de la nota de evaluación continuada. Como anécdota diré que el nombre de cada trofeo, lo decidió el propio alumnado. Así, por ejemplo, el trofeo que se obtiene al corregir errores en los enunciados es el Sheldon Cooper (protagonista de la serie Big Bang Theory) y el que se gana al realizar problemas extra es el Lisa Simpson.

Ya tengo la sensación de que esta actividad está resultando útil para que el alumnado mejore su capacidad de resolver problemas. No estoy tan seguro de que ellos y ellas también tengan esa sensación. Tampoco sé aún si les resulta una experiencia interesante y amena, o si lo encuentran aburrido y sin sentido. Más adelante, escribiré una nueva entrada con sus impresiones y reflexiones al respecto.

¿Os apuntáis?

Por ahora, el proyecto solo se circunscribe a mi centro, el·Col·legi Casp de Barcelona, pero la intención es que pueda extenderse también a otros institutos de Cataluña y del resto del estado. Por esto, aprovecho estas líneas para hacer un llamamiento a la participación. Si eres profesor / a de física o si crees que el profesorado de esta asignatura de tu centro puede estar interesado, ponte en contacto conmigo con un comentario a esta entrada, por correo electrónico (sandro.maccarrone@taller20.eu) o a través de Twitter (@smaccarrone). Así podremos comentar cómo se podría articular la·colaboración. Sobre todo, no quisiera que el idioma fuera una barrera para escuelas de comunidades en las que no se hable el catalán. Seguro que podemos encontrar soluciones imaginativas.

Por el momento, quiero agradecer a Juanfra Alvarez (@juanfratic) sus recomendaciones cuando el proyecto era todavía un “proyecto” y también que lo haya difundido desde su blog.

A continuación, os dejo una descripción más detallada de los objetivos del proyecto. Podréis encontrar más información en el blog.

El porqué

Alguien decía que la física es, ante todo, hacerse preguntas. Y es cierto, es una manera de interrogar a nuestro entorno para intentar comprenderlo y anticiparlo.

Por esto, la física se entiende cuando se aplica para resolver problemas, sobre todo si son problemas cercanos a nuestra vida cotidiana,.

No hay recetas universales para aprender a resolver problemas, pero hay una práctica que seguro que ayuda: hacer muchos y hacer de distintos colores. Y hay que tener presente que hacer problemas no significa intentar resolverlos una vez y si no salen, tirar la toalla, sino pelearse con ellos, revisar lo hecho, hablar con otras personas o resolver otros problemas similares. Lo que sea necesario, hasta que se entienda lo que está pasando.

En un problema, a menudo la información que necesitamos está ahí al alcance, pero no sabemos cómo interrogar a los datos y a las ecuaciones para conocer lo que nos interesa o lo que nos piden. Necesitamos saber qué preguntas debemos hacer.

De hecho, esto no sólo ocurre con los problemas de física. La psicóloga social y experta en socialmedia, Dolors Reig (@dreig), afirma que en una época de sobreabundancia informativa como la nuestra, la mayoría de respuestas ya están disponibles y que, por lo tanto, lo más importante es precisamente aprender a formular buenas preguntas.

Houston tenemos unos problemas persigue dos objetivos: estimular la creatividad y construir una buena·colección de problemas para practicar.

Para inventar un nuevo problema, hay que esforzarse en entender los conceptos que se han trabajado, pero sobre todo, se pueden relacionar estos conceptos con otras asignaturas, con el propio entorno o con los propios intereses y aficiones. Este es probablemente el punto clave. Más allá de los procedimientos mecánicos, la comprensión y la pasión por la física, para producirse, requieren que le demos un sentido, que nos la hagamos nuestra.

Cantan los Love of Lesbian “Houston tenemos un poema”. Y tienen razón, un buen problema puede suscitar el mismo placer estético que una obra lírica.

1 Comentarios

  1. Pingback: Houston, tenemos unos cómic-problemas | El taller 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>